Pedagogía Reggio Emilia

“Las cosas de los niños y para los niños se aprenden solo de los niños”.

-Loris Malaguzzi

La metodología Reggio Emilia, introducida por el pedagogo italiano Loris Malaguzzi y que debe su nombre a la región italiana donde surgió esta corriente, es una propuesta educativa donde se defiende que los niños pueden aprender por medio de la observación, desarrollando así su creatividad. Es un método de enseñanza vivencial basado en el compromiso de todos los miembros encargados de la educación de los niños.

El niño es el protagonista. El método se basa en que todos los niños tienen el potencial y la curiosidad suficiente para ir construyendo su aprendizaje. El pequeño será quien lleve la iniciativa.
El docente es el que guía. El papel del profesor será el de escuchar y acompañar de manera productiva a los niños en la exploración de temas, investigaciones y construcción de aprendizaje.
La importancia del espacio. La organización, el diseño y el uso del espacio promueve el tipo de relaciones que se dan y la comunicación. Por tanto, cada espacio tendrá su propósito, y es valorado por niños y adultos. Además, el medio natural se incorpora en la medida de lo posible en las actividades, ya que constituye una gran herramienta para el desarrollo y comprensión del entorno.
La familia es importante. Los padres tienen un rol activo en las experiencias de aprendizaje de los niños y ayudan a asegurar el bienestar de los niños en la escuela.
Documentar las experiencias. Como forma de visibilizar lo aprendido por los niños y para que los adultos entiendan mejor su manera de actuar, se propone documentar las experiencias de aprendizaje y compartirlas con otros agentes que actúan en la educación de los niños.
La luz como fuente inspiradora. La luz se considera un material, un lenguaje y una forma con la que los niños crean nuevos lenguajes y posibilidades.

Ver los productos de la colección...