MONTESSORI

Pedagogía Montessori “El niño que tiene libertad y oportunidad de manipular y usar su mano en una forma lógica, con consecuencias y usando elementos reales, desarrolla una fuerte personalidad”. -María Montessori El método Montessori es un modelo educativo ideado por la educadora y médica italiana María Montessori a fines del siglo XIX y principios del XX. Este se caracteriza por proveer un ambiente preparado: ordenado, estético, simple, real, donde cada elemento tiene su razón de ser en el desarrollo de los niños. El aula Montessori integra edades agrupadas en períodos de 3 años, lo que promueve naturalmente la socialización, el respeto y la solidaridad. • Los niños deben considerarse seres competentes, alentados a tomar decisiones importantes. • Observación del niño en el entorno como base para iniciar el desarrollo curricular (presentación de ejercicios subsecuentes para nivel de desarrollo y acumulación de información). • Microcosmos: creación de un entorno del tamaño del niño en el cual pueda ser competente para producir de modo completo un mundo para niños. • Participación de los padres para incluir atención propia y básica de salud e higiene como requisito para la escuela. • Delineación de una escala de períodos sensibles de desarrollo para trabajar en aula focalizado en una única estimulación y motivación para el niño: el desarrollo de lenguaje, la experimentación sensorial y refinamiento, y varios niveles de interacción social. • La importancia de la "mente absorbente": la motivación sin límite de los niños para adquirir dominio sobre su entorno y perfeccionar sus experiencias y comprensión ocurren dentro de cada período sensible. Se caracteriza por su capacidad de repetir actividades según cada período sensible (ej: balbuceos exhaustivos como práctica de lenguaje conducente a un lenguaje competente). • Materiales didácticos autocorrectivos con los que el niño va experimentando por él mismo y va corrigiendo sus errores (algunos basados en trabajos de Itard y Eduardo Séguin). • Su fin educativo es la autonomía en todos los sentidos: intelectual al formar un pensador crítico, moral a través de la reciprocidad y el respeto mutuo, social al trabajar con sus padres, emocional a la seguridad que le brindan los límites, la educación de la voluntad y la autosuficiencia. • Organización del aula según las áreas de trabajo del método: área de la vida práctica, área sensorial, área de lenguaje, y área relacionada con las matemáticas. • La naturaleza, en entorno natural, es una parte clave para el desarrollo del niño tanto a nivel físico, social y psicológico. Según el profesor Jaime Lorente, el haiku, poema de origen japonés relacionado con una emoción surgida en un entorno natural, es una buena herramienta que puede incorporarse al método Montessori.